¿Por qué coches de hidrógeno?

Muchas veces viendo las subvenciones que el Gobierno de España está ofreciendo a quien se interesa por un coche eléctrico, me preguntan por qué prefiero uno de hidrógeno. Pues bien, creo que existen unas cuantas razones que mucha gente no conoce, y de las que merece la pena hablar un poco, para ponernos al día en el tema, ahora que la tecnología avanza a una velocidad tan vertiginosa.

Lo más positivo de los coches eléctricos, además de esas subvenciones, es el hecho de que es el camino más rápido y fácil para alguien que quiera tener un vehículo ecológico. Sin embargo, la cosa tiene algo de trampa, porque si nos vamos a los datos, salvo en los casos de coches eléctricos más avanzados (que resultan prohibitivamente caros), la inmensa mayoría de ellos producen emisiones de CO2 que, si los ponemos en la balanza frente a los vehículos de hidrógeno, son inaceptables. Además, considerando las perspectivas de futuro, y a pesar de que hoy por hoy los coches eléctricos tienen mucho terreno ganado, es más que probable que en unos cuantos años comencemos a ver por las carreteras de todo el mundo coches de hidrógeno, puesto que a la larga son la alternativa que goza de mayor credibilidad.

En cuanto al precio, ni que decir tiene que los coches de hidrógeno acabarán ganando por goleada, pese a que hoy por hoy la producción de hidrógeno sea cara. Estoy seguro de que el tiempo acabará por dar la razón a los que, pasando de lo más fácil, acaben apostando por lo verdaderamente eficiente.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO