¿Tenacidad o testarudez?

Hemos hablado ya muchas veces del futuro que espera en España a los coches eléctricos, así como a nivel mundial, pero lo que no está tan claro es si algunos acaban de tomar conciencia del momento que atravesamos dentro del mercado nacional, donde este tipo de coches no consigue despuntar pese a todos los esfuerzos. Sin embargo, no parece que esta cuestión sea del interés de algunos, como por ejemplo para los participantes de la  II Convención ADEA, que se celebraba ayer en Aragón.

Y es que interesa, y mucho, que los coches eléctricos consigan venderse, pero nadie puede esconder, pese al optimismo que los fabricantes desbordan, que los índices de ventas en España son lamentables y, en Aragón, simplemente nefastos, con 16 coches eléctricos vendidos a lo largo del año 2011. Mientras todos opinan que sería bueno revisar el modelo de subvenciones y de inversión que nuestro país está llevando a cabo en materia de transporte eléctrico, algunos confunden la tenacidad con la testarudez, e insisten que en “aunque el proceso de integración de los coches eléctricos se ha ralentizado, se trata de algo irreversible, que terminará por dar sus frutos”. Y no les falta razón.

Lo digo porque si seguimos quemando el dinero de la forma que lo estamos haciendo, para lograr las rentabilidades que estamos alcanzando, no me extrañaría nada que, efectivamente, fuese un proceso irreversible, que dejase a España estancada para siempre en materia de desarrollo de nuestro propio sector automovilístico a nivel internacional.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO