Ahorro energético en Navidad

Proteger el medio ambiente siempre es algo importante, pero mucho más cuando se acerca una de las épocas del año en la que más excesos realizamos a todos los niveles, y que sale muy pero que muy cara a nuestro entorno y, por lo tanto, a nosotros mismos, aunque muchas veces no tengamos esto tan en cuenta como deberíamos.

Hay muchas pequeñas cosas que podríamos cambiar, y que hoy quiero recordaros desde aquí: ¿para qué envolvemos los regalos? Normalmente se hace, al menos en lo referido a la tradición, para ocultar la sorpresa a los ojos de la persona a la que queremos dar un presente. Pues bien, optemos por envolver regalos pero con papel de periódico, que si bien no es tan vistoso, al menos es reciclar materiales y, además de más barato, supone evitar la tala masiva de muchísimos árboles. Además de esto, otras pequeñas medidas como evitar dejar todo el día encendida la iluminación navideña (o, directamente, no ponerla), o tal vez poner un árbol de verdad en lugar de uno de plástico, para luego replantarlo en un entorno adecuado, pueden ser grandes ayudas para nuestro perjudicado medio ambiente.

En definitiva, la idea no es otra que la de intentar pasar unas fiestas agradables, pero acordándonos de que los excesos que cometemos hoy no son más que una hipoteca de cara al futuro, que en algún momento tendremos que “pagar” si no controlamos nuestro consumo desmedido.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO