Cae la producción española de energías renovables

Con frecuencia vemos en los medios de comunicación los recortes que el Gobierno de España, seguidos por unas comunidades autónomas bastante pusilánimes, está llevando a cabo en el sector de las energías renovables, y posiblemente haya quien piense que, a pesar de todo, no iba a haber consecuencias de ningún tipo, en tanto que las cosas siempre se pueden dar un poco más de sí.

Pues bien, la realidad está demostrando no sólo ser completamente diferente, sino que además pone sobre la mesa un dato preocupante: la producción de energía renovable procedente de España desciende, y lo hace más a un ritmo peligrosamente alto. No sólo se ha dejado de producir las grandes cantidades de hace unos años, sino que las comunidades autónomas donde tradicionalmente había una mayor productividad, como Galicia, registran bajadas significativas en pleno verano. Algo no está yendo bien, y puede ponerse peor si no se establecen medidas que vuelvan a promover el negocio de la energía verde, estimulando a los inversores (los grandes y los pequeños) a intentar sacarle partido a un negocio que debería ser boyante, y que más bien navega a la deriva, dejado a su suerte por dos malas gestiones de los últimos Gobiernos.

Lo que nos queda si no hay reacción es evidente: menor cantidad de renovables, mayor demanda de energía no renovable; y mayor demanda, por si alguien no se había dado cuenta, implicará aumento de precio. Otra vez en un año, y ya sería la tercera.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO