Castillos en el aire… sucio.

Contaminación

La emisión de gases contaminantes, causantes del cambio climático entre otras cosas, afecta a todos los niveles, y aunque parece que solo ocurren desgracias en lugares lejanos como los polos, la realidad es que nos afecta a todos y de una forma muy directa. Según un estudio publicado recientemente por la OCDE, la mala calidad del aire provocará que se cuadrupliquen las muertes para el 2030. Y es que cualquiera que viva en una gran ciudad sabe lo mal que huele un atasco, o lo insoportable que resulta respirar cuando te pasa un autobús al lado mientras esperas en la acera para cruzar.

Todos estos momentos nos han llegado a parecer normales, pero ¿realmente así es como debe oler el aire de nuestra cuidad? Aunque nos parezca lógico, ¿es permisible ese nivel de contaminación?. El estudio demuestra que a este ritmo de crecimiento, el nivel de contaminación del aire se puede llegar a cuadruplicar si no se pone remedio antes. Iniciar el tratamiento ahora con estos niveles de contaminación puede ser caro, pero dará resultado, cuando los niveles sean irrespirables, puede que nos cueste algo mas que dinero.

El informe demuestra que los países en vías de desarrollo como China e India, son los mayores productores de contaminación atmosférica, pero los países mas desarrollados no se libran, y culpan principalmente al transporte motorizado y al uso que se hace de los combustibles fósiles de la mala calidad del aire. Además la aviación le sigue muy de cerca como fuente de contaminación.

Aunque el estudio pone de manifiesto que los países de la OCDE han disminuido su contaminación, lo cierto es que las medidas no están siendo del todo eficaces, y teniendo en cuenta que la contaminación atmosférica se transporta por el aire, el problema de que los países emergentes continúen aumentando las emisiones de gases contaminantes demuestra que estas actuaciones no son suficientes.

¿Y cuales son los mayores problemas? Las partículas en suspensión y el ozono pueden incluso suponer un riesgo para la salud en concentraciones por debajo de las directrices actuales de calidad del aire. Los efectos incluyen el riesgo de muerte respiratoria en niños menores de un año, así como el aumento de las muertes por enfermedades cardiovasculares y respiratorias y el cáncer de pulmón.

En Europa la proporción de cáncer de pulmón atribuibles a la contaminación atmosférica urbana, en especial las partículas finas, puede legar al 10,7%, que corresponden a 27.000 casos al año.

Durante mucho tiempo, el principal instrumento para hacer frente a la contaminación del aire ha sido la regulación gubernamental directa como son las normas de calidad de los combustibles utilizados por la industria y el transporte, así como las normas de calidad del aire. Estas medidas han sido muy exitosas, sin embargo, a veces estas medidas pueden ser en parte socavadas por otros acontecimientos, por ejemplo, el aumento del uso del automóvil que puede reducir el efecto positivo de la mejora de la calidad de los combustibles.

Para evitar esto se debe fomentar más el uso del transporte público, mejorarlo y hacerlo más accesible. Quizás evitar que los coches más antiguos no circulen por nuestras ciudades o limitar el acceso a los que puedan pagar un peaje, son medidas que no llegan a todos los sectores de la sociedad, y este es un problema de todos.

Mas información: Informe OCDE (pdf)

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO