Coches de hidrógeno curiosos

Desde el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), llega una propuesta extraña en lo que a imagen se refiere, pero muy interesante con respecto a las aplicaciones que el hidrógeno puede tener dentro del mundo de la automoción. Y es que se trata de uno de los vehículos de esta naturaleza más atípicos que he tenido ocasión de ver aunque, lo que es funcionamiento, hay que reconocer que lo tiene, y de calidad.

Se trata de un vehículo que aprovecha la ya conocida mecánica de baterías de célula de hidrógeno, tratándose de un monoplaza que alcanza la velocidad de 15 kilómetros por hora como máximo, pero que tiene la peculiaridad de llevar un generador en su superficie de 1,30 metros, que sirve para aprovechar el desplazamiento y funciona como una suerte de “central de energía” ambulante. La idea, que puede parecer poco útil a nivel funcional (ya que obviamente nadie se va a desplazar en semajante aparato), es muy interesante desde el punto de vista teórico, ya que podría estudiarse la integración de generadores semejantes dentro de coches de hidrógeno de otro tipo, para así conseguir un mayor aprovechamiento del recurso que supone el hidrógeno.

Y es que cada vez que pienso que cuando hablamos del hidrógeno ya está todo inventado, siempre hay algún científico que logra sorprendernos y dar otra vuelta de tuerca al asunto, demostrando que las aplicaciones de esta fuente de energía son enormes, y que todavía queda mucho que descubrir.

 

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO