Coches de hidrógeno: eficientes y baratos

Todos hemos escuchado hablar alguna vez de los coches eléctricos como si fuesen una fantástica solución para los problemas que el medio ambiente tiene en nuestros días pero, ¿son realmente una alternativa viable, especialmente desde el punto de vista económico? La realidad es que, según se publica en diferentes medios de prensa especializada, los coches eléctricos no son mucho más rentables que la opción de seguir utilizando un vehículo con combustibles tradicionales, algo sorprendente pero, al mismo tiempo, verdadero.

¿Cómo es tal cosa posible? Es evidente que los coches eléctricos sí son mucho más eficientes que los que hoy por hoy vemos por la calle, pero atendiendo a todo el ciclo de vida de dichos automóviles (producción, uso y posterior desmantelamiento), lo cierto es que salen bastante caros, si no al usuario, sí al conjunto de la sociedad de un país que, al igual que con la basura mal clasificada, debe hacerse cargo de estos monstruos tecnológicos. Mientras tanto, los coches de hidrógeno vuelven a mostrarse como la opción no sólo más eficiente, sino también como la más rentable, ya que es posible amortizar su ciclo de vida completo sin que el automóvil llegue siquiera a su fase final de vida.

Con tal panorama, es extraño que las naciones como España, de desarrollo intermedio, parezcan estar siendo “convencidas” por su Gobierno para comprar este tipo de coches, cuando a nadie se le escapa que en los países nórdicos, donde la economía funciona mejor, se está apostando mucho por un modelo basado en hidrógeno, más eficiente y, sobre todo, más barato.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO