Coches ecológicos en el mundo

Algunos países tienen todavía mucho camino por delante en lo que se refiere a ayudar a que los coches ecológicos se abran paso hacia convertirse en el nuevo modelo por el que apuesta la mayoría de una sociedad. Un buen ejemplo de ello lo tenemos en China, una nación donde la protección del medio ambiente y la búsqueda de impulsar el desarrollo sostenible no están atravesando su mejor momento.

Así, hasta septiembre de este mismo año, en el país oriental teníamos la posibilidad de elegir entre nada más y nada menos que 340 modelos de automóvil, todos ellos subvencionados; desde coches híbridos hasta eléctricos, pasando por supuesto por coches de hidrógeno, a pesar de que es justo reconocer que la cantidad subvencionada era mínima (alrededor de 342€). A día de hoy, esa línea de compromiso se ha terminado, y las posibilidades de comprarse coches subvencionados han caído hasta sólo 26 modelos diferentes, lo que corta (y mucho, por cierto) las alas a los potenciales compradores, que tendrán que ajustarse más a lo que el Gobierno de China les sugiere como compra de utilidad. Mientras tanto, en el resto del mundo la cosa no está marchando mucho mejor, como sabemos.

Y es que, en mi opinión, esto de la crisis económica ha venido muy pero que muy bien a algunos, que ahora saben que con el pretexto de que no hay dinero es viable decir no a coches tan ecológicos como los de hidrógeno, y así ahorrarse la molestia de apostar por modelos que exigen un correcto desarrollo.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO