Cómo transformar un coche eléctrico en uno de hidrógeno

Muchas veces la gente nos pregunta si es realmente posible utilizar alguna especie de kit autoinstalable o similares para transformar un vehículo eléctrico convencional en uno de hidrógeno. Esto, que todavía hoy suena a fantasía para más de uno, es una realidad tangible y absolutamente viable, que por supuesto requiere de unos conocimientos previos necesarios, ya que de lo contrario podemos poner en peligro no sólo nuestra integridad personal, sino incluso también la del propio vehículo.

Sin embargo, los mecánicos especializados en esto que trabajan para la Fundación del Hidrógeno, con su sede en Walqa (Huesca) demuestran que convertir un coche eléctrico en uno de hidrógeno es una tarea bastante rentable, sobre todo por el baile de cifras que puede suponer. Así lo demuestra su último trabajo, que combina el aprovechamiento de fuentes de energía renovables para su almacenamiento en pilas de combustible a través del hidrógeno, lo que supone un aumento significativo en la eficiancia del vehículo; de esta manera, la autonomía del modelo tomado como referencia aumentó de los 50 a los 150 kilómetros, siendo las cifras más espectaculares las del tiempo de carga, que pasa de 8 horas a la irrisoria cantidad de tiempo de 2 minutos.

Así las cosas, creo que vale la pena intentar convertir nuestros vehículos eléctricos a modelos de hidrógeno, aunque es importante insistir en la importancia de hacerlo con seguridad, lo que requiere ponerse siempre en manos de profesionales capacitados para llevar a cabo estas modificaciones sin percances y, sobre todo, con garantías.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO