Desaparación masiva de Focas en el Báltico

Cría de foca

Nota de Motor de hidrógeno: Con este artículo comenzamos una nueva categoría que podréis leer aquí de vez en cuando, el cambio climático. Se trata de una consecuencia directa (y demostrada) del uso de hidrocarburos como combustible. Como Motor de hidrógeno aboga por el cambio de combustible al hidrógeno, comentaremos las noticias más importantes y preocupantes, así como los avances en frenar este fenómeno medioambiental. Esperamos que sea de vuestro interés.

Una nueva tragedia ecológica viene a demostrar el grave problema que supone el cambio climático. Miles de crías de focas anilladas, especie propia del hemisferio norte, están muriendo debido a la desaparición del hielo ártico. Su distribución va desde el mar de Bering, el mar de Okhotsk, la bahía de Hudson y el mar Báltico. Y es precisamente en esta zona donde el invierno 2007-2008 ha sido el más escaso en nieve y el mas cálido de los últimos 300 años.

 

Estas focas realizan sus cuevas sobre el hielo entre los meses de Febrero y Marzo, pasando alrededor de 90 días a lo largo del año sobre este. Y la desaparición adelantada este año de los hielos y la poca congelación de los mares del norte ha provocado esta tragedia.

 

Según el comunicado difundido por la WWF las focas mas afectadas son las que viven en los golfos de Finlandia y de Riga, donde la temprana desaparición de los hielos árticos ha obligado a las crías a lanzarse demasiado pronto al mar, sin haber conseguido alcanzar una capa de grasa lo suficientemente gruesa para resistir el frío agua, y sin la capacidad de alimentarse por si mismas, de forma que mueren de frío e inanición.

 

Se estima que en algunas regiones apenas sobrevivirán las crías nacidas hace unas semanas de entre las 7.000 y 10.000 focas que actualmente se calcula que habitan la región del Báltico. Estas desesperanzadoras cifras son un duro golpe, ya que esta especie se estaba recuperando de las masacres sufridas por la caza masiva.

 

Es evidente que el cambio climático esta afectando inicialmente a las especies que dependen de los polos, como es el caso de los osos polares. En los últimos 30-40 años la capa de hielo marino del océano Ártico central ha adelgazado un 40% y su superficie ha remitido un 14%.

Según el estudio realizado por la expedición de PolarisWorld al ártico:

“Los datos analizados en agosto de 2007 reflejan el mínimo histórico registrado desde 1979 en la extensión de la cubierta de hielo con 240.000 km2 menos de superficie helada que el anterior record histórico en septiembre de 2005 (el mes con menor cubierta de hielo).”

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO