Educar en renovables, una prioridad

Los nuevos ciudadanos, esos que ahora habitan nuestras escuelas, deben vivir un cambio. Una apuesta firme y segura por que crezcan aprendiendo que las energías renovables, en todas sus vertientes, son el futuro por el que debemos trabajar, y lo único que nos queda para proteger a un maltrecho medio ambiente.

Un ejemplo de ello lo tenemos en Castellón, donde en su Centro Provincial de Energías Renovables han contado con la presencia de unos 3500 estudiantes de diferentes colegios, que ahora tienen un poco más claro qué posibilidades nos ofrecen las energías limpias. El director del centro ha destacado que “es un proyecto que establece un antes y un después en la gestión ambiental provincial”, y no le falta razón, porque ahora mucha más gente conoce formas de proteger un poco más el medio ambiente. Y es que si lo pensamos, con pequeños gestos también podemos cambiar un poco la situación, sin necesidad de poner 50 paneles fotovoltaicos en funcionamiento. Todo vale cuando se trata de salvaguardar el bienestar del planeta, o al menos eso es lo que la mayoría de educadores piensan al acercarse con sus alumnos a conocer este centro.

La única reflexión es que las vías para conseguir todo esto son que iniciativas como la del CPER de Castellón se extiendan por el resto de la geografía española. Sólo así conseguiremos que los coches ecológicos, la tecnología de hidrógeno y muchas otras realidades sean descubiertas por los ciudadanos del futuro, los más importantes.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO