El biodiésel español hace aguas

El sector del biodiésel, uno de esos combustibles que insisten en llamar ecológicos pero que no lo son tanto, está pasando por momentos críticos por culpa de un movimiento realizado por el Gobierno de España, que les ha puesto contra las cuerdas. Y es que más allá de las complicaciones que todo lo que no esté relacionado con los coches eléctricos está teniendo en materia de coches ecológicos (no digamos la falta de subvenciones que existe para los coches de hidrógeno), ahora además tendremos que lidiar con una nueva amenaza: la competencia desleal.

De esta forma, el Ejecutivo español ha jugado sus cartas desde el más absoluto oscurantismo, y de la noche a la mañana nos hemos encontrado con una importantísima reducción de impuestos para los importadores de biocombustible argentino, tras las famosas presiones que el Gobierno de Argentina llevó a cabo sobre nuestro país. Aceptando dicho hecho como normal, y ni cortos ni perezosos, desde el Ministerio de Industria asumieron que no sería tan importante… pero calcularon mal, y ahora el biodiésel español hace aguas, puesto que al precio que lo venden los argentinos resulta absolutamente imposible para ellos pensar siquiera en competir.

Ante un panorama tan negro, las quejas y críticas al Gobierno no han dejado de sucederse a lo largo de los últimos días. Y es que ya no sólo se trata de la competencia desleal que hacen los argentinos, sino que ahora resulta que el Ejecutivo español también pone contra las cuerdas a los propios negocios españoles. Vivir para ver.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO