El hidrógeno abastece de energía a 2.000 viviendas en Japón

Cogeneration system

Nos llega desde Japón un proyecto piloto que pretende llevar a todos los hogares la realidad de la energía del hidrógeno de la mano de la compañía Panasonic. En dicho proyecto participan 2.000 hogares japoneses que probarán un nuevo sistema de pilas de combustible.

 

Un sistema que combina el gas metano para la extracción del hidrógeno y la pila de hidrógeno para su conversión en electricidad y calor. Este sistema de co-generación se compone de una unidad de pilas de combustible y una unidad de almacenamiento de agua caliente.

 

La unidad de pilas contiene un dispositivo de procesamiento que recibe el gas metano y extrae el hidrógeno. Éste se pasa a la pila donde, mediante un proceso de electrólisis invertida, se genera electricidad, que utiliza el hogar a través de un conversor.

 

Además de la generación de electricidad en el hogar, el calor producido por la combinación, en lugar de ser disipado, se pasa por un intercambiador de calor y se utiliza como fuente de energía para la calefacción de agua, lo que contribuye a aumentar la eficiencia del sistema. A diferencia de las centrales térmicas donde la perdida de energía primaria en forma de calor, es del 60%.

 

Otras ventajas que presenta es la práctica ausencia de ruido o vibraciones molestas y el tamaño del dispositivo similar al de una caldera convencional, lo que lo hace muy adecuado para su instalación en el hogar, claro, que luego hay que añadirle el tanque de 200 litros de agua. Al utilizar el gas como combustible para la extracción de hidrógeno, se pretende que la infraestructura ya creada en la ciudad pueda ser reutilizada.

 

 

Cogeneration system schema¿Y todo esto nos convence? En principio no parece una mala opción para empezar, pero como todo al principio cuesta. El alquiler del dispositivo por un período de 10 años saldría por unos 6.250 € y teniendo en cuenta que la vida media de dichas pilas es de unos tres años, todavía no esta suficientemente pensado para el uso y la instalación cotidiana.

 

Además, el ahorro sería de unos 62 € mensuales, que no está mal. Y si tenemos en cuenta la aportación a la reducción de gases de efecto invernadero y lo que esto supone para parar el cambio climático, empieza a sonar realmente bien.

 

Desde luego es un buen principio y muy esperanzador ver como las energías limpias vuelven la vista a la vida cotidiana del hogar, que es lo que los simples mortales tenemos más a mano. Ahora sólo queda que proyectos de este tipo se extiendan a más países y por qué no, al nuestro.

Fuente: Soitu

Más información en Panasonic.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO