El hidrógeno no es tan caro

Hidrogeno1Es muy habitual que, cuando se trata de energías renovables, la gente se ponga a comentar (en mi opinión, sin tener demasiado criterio) el hecho de que su coste es absolutamente desorbitado, resultando impensable que se implanten en el modelo de sociedad actual. Esto sucede principalmente con los coches de hidrógeno, de los que escucharemos que sus prestaciones son insuficientes para el precio que alcanzan en el mercado, y cuando son suficientes, son imposibles de pagar para el ciudadano medio.

Pues bien, hoy he estado mirando algunos artículos de los periódicos de hace tiempo, cuando salían al mercado cosas como los televisores o algo tan simple como una cadena de música, y sus precios también parecían “imposibles” a la gente de entonces. Quiero decir que, aunque ahora pensemos que son tecnologías que están al alcance de muy pocos, la realidad es que si tenemos un poco de constancia y de confianza, no tiene por qué salir tan mal la cosa, y es más que probable que cuando hayan pasado 30 años, nos percatemos de lo equivocadas que estaban las personas que no apoyaban este tipo de novedades.

Es fundamental que la gente entienda que las inversiones de hoy serán rentabilizadas mañana… sé que en un contexto de crisis no es fácil ver cómo se destinan importantes partidas económicas al sector de la investigación, pero sin eso lo que sucederá es que, pasados las 30 años, serán otros los que se reirán de nosotros.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO