El Honda FCX Clarity abre los ojos al mundo del hidrógeno

Todos los blogs, diarios y websites han estado hablando a lo largo del último mes de las muchas y muy variadas posibilidades que ofrece un vehículo de hidrógeno como el Honda FCX Clarity, presentándolo como una suerte de redentor en ciernes, que será la realidad que tendremos en nuestras carreteras en prácticamente “unos días”. Ello me lleva a una reflexión sobre el modelo que queremos seguir en nuestro país para el desarrollo, y por supuesto el tratamiento y seriedad que damos a ciertas cosas.

Efectivamente, el Honda FCX Clarity es una gran coche… incluso posiblemente el mejor de hidrógeno que hayamos visto en los últimos tiempos, y uno de los pocos que van lanzándose a ese árido camino que es el abrirse paso en el negocio de los vehículos ecológicos con esta fuente de energía. Sin embargo, mientras que las alabanzas para el modelo son muchas y por parte de todos, lo que no veo tan extendido es la crítica hacia el Gobierno de España en general, en todas sus facciones y partidos, y la autocrítica en particular, ante una situación que venimos tolerando desde hace demasiado tiempo, y que requiere un esfuerzo ciudadano para demostrar que no estamos conformes: la falta de medios para acercarnos a la “era del hidrógeno”.

Y es que mientras en otros países se está trabajando en ello, como español tengo la sensación de que nos estamos quedando fuera de algo muy importante, y todo por falta de compromiso con los vehículos ecológicos. Además de hablar del Honda FCX Clarity, ¿nadie más que nosotros va a decir nada al respecto?

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO