El incierto futuro de los eléctricos

Mucho se ha especulado desde hace unos años sobre los coches eléctricos; recuerdo que hace no demasiados años se afirmaba con rotundidad que a día de hoy prácticamente todos tendríamos un coche eléctrico. Y sin embargo aquí seguimos, aproximadamente seis años después de esos primeros intentos, con más combustibles fósiles que otra cosa.

¿Han fracasado los coches eléctricos como alternativa? Para mí es evidente que sí, aunque sólo en cierta dimensión. Después de haber vendido a lo largo y ancho del mundo un total de 40.000 unidades de todo tipo en el mundo, la realidad es que todo apunta a que su éxito es bastante moderado (a pesar de que sean los coches ecológicos más vendidos). Por ello, considero que quizá el error ha radicado en el enfoque, que debe evolucionar hacia propuestas más interesantes y viables. Así, la tecnología disponible hoy por hoy en los coches eléctricos de gama media, bien integrada y adaptada a otro tipo de vehículos más pequeños (motos y bicicletas, por citar algunos), podría ser un rotundo éxito. De hecho, seguramente eso sea algo en lo que el hidrógeno no se centre tanto, puesto que es un frente que poco provecho puede sacar hoy por hoy de dicha tecnología.

Para mí los coches eléctricos serán algo que poco a poco, conforme se integren las tecnologías más avanzadas y eficientes a un precio razonable, irá desapareciendo, evolucionando hacia otro tipo de mercado más parecido al que os propongo que al que hoy por hoy parece ambicionar.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO