El tren de hidrógeno de Feve descarrila

Se trataba de un proyecto “pionero en Europa”, en palabras de la propia Feve, que catalogaba el modelo de tranvía “Fabiolo” como una de sus propuestas más interesantes, y que finalmente ha acabado en estrepitoso fracaso, en parte porque a veces la tecnología también falla, y en parte porque la financiación para el proyecto no puede ser ilimitada.

Según la propia empresa, se ha invertido alrededor de un millón de euros en dicho modelo de tranvía que, finalmente y a pesar de todo el revuelo que se armó durante su presentación en el año 2011, no va a ser utilizado. Feve destaca el compromiso con las energías renovables en general y el hidrógeno en particular que han demostrado, por lo que asumen el fracaso con dignidad y cierre de empresa, que pasará a formar parte de Renfe y Adif, compañías que previsiblemente se harán con sus infraestructuras entre este año y el que viene. La idea era realmente buena, ya que el tranvía habría circulado con alrededor de 30 pasajeros sin ningún tipo de emisión, y por lo tanto con un coste cero, pero todo apunta a que la tecnología que en teoría había de funcionar, ha fallado, por lo que todo ha quedado en una cara aportación a la ciencia.

La verdad es que es triste que proyectos tan buenos se queden al final en esto, sobre todo porque perjudican seriamente la imagen del hidrógeno como apuesta de futuro; la realidad es que para mí el fracaso de este proyecto obedece única y exclusivamente a un planteamiento incorrecto. Una pena.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO