Energías renovables, ¿exportar o emprender?

Se está hablando mucho últimamente en la prensa especializada de si existe alguna posibilidad de emprender un negocio de energías renovables en España; ahora que los tiempos son convulsos, y con la escasez o inexistencia de subvenciones, parece como mínimo complicado lanzarse a la aventura, especialmente porque no se espera que las cosas mejoren para los emprendedores a corto plazo.

Con dicho panorama, exportar se perfila como la mejor opción para apostar en el futuro dentro del sector, por razones muy diferentes. Por una parte, la reputación del sector español de la energía verde se encuentra al alza en el extranjero, sobre todo ahora que ha cerrado importantísimos contratos en diferentes naciones para ayudarles a desarrollar sus propias infraestructuras. Además de esto, empresas como Iberdrola cuentan con una gran pujanza, lo que hace que como conjunto las renovables españolas tengan muchas oportunidades de exportar un producto valioso al exterior. Con todo, hay que ser precavidos, ya que mientras en España en algunos sentidos la legislación todavía era muy laxa, en los mercados exteriores los márgenes de beneficio, si bien existentes, son más ajustados, como podemos ver en ejemplos como el de Alemania.

Es evidente que las renovables en España no lo van a tener fácil por lo pronto, pero también hay que considerar que, mientras son tiempos duros para quedarse, quizá el futuro sea muy prometedor para aquellos que mantengan la posición ahora.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO