España, ¿lavado de cara o cambio de base?

Muchas veces me pregunto si en España va a ser posible alcanzar el objetivo que supone tener el 20% de energías renovables en el año 2020, marcado por la Unión Europea, y por el que supuestamente estamos trabajando a destajo a todos los niveles, desde la investigación hasta la implantación de nuevas infraestructuras. Sin embargo, a menudo pienso en si dicho cambio será real, o sólo algo que quieren hacernos creer que existe.

No hay más que ver los programas de los políticos, los discursos que hacen y que seguirán haciendo, para hacerse una imagen de lo que está por llegar. Se lleva la austeridad, el recorte y el límite de gasto porque no hay dinero pero, ¿dónde queda el espacio para los emprendedores, únicos capacitados para producir riqueza de verdad?Si por ejemplo yo ahora me lanzase a abrir un negocio de vehículos ecológicos lo tendría realmente complicado, no sólo por el hecho de que el precio de estos vehículos todavía se encuentra por las nubes, sino también porque los compradores apenas encontrarían subvenciones para financiarlos, con lo que cuanto más recorte se haga, menos posible será invertir en renovables.

Así las cosas, me pregunto si todo lo que hemos hecho a lo largo de estos años ha sido un cambio de base, o simplemente un pequeño lavado de cara, con el que pretendemos mantener la farsa de que invertimos de verdad en energías limpias, cuando la realidad es que sólo pensamos en apretar un cinturón que ya amenaza con hacer estallar a las empresas.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO