España a la cabeza

hidrogenoAsí de contundentes eran hoy los titulares de los medios de comunicación mayoritarios de nuestro país, en los que se ponía sobre la mesa la gran capacidad de gestión que España está demostrando en plena presidencia de la UE de cara a las energías renovables, y destacando además que somos el país que va a la cabeza en esta materia, siendo los principales productores si tenemos en cuenta la ratio que corresponde por habitante.

Sin embargo, esto a mí me llevó a una reflexión muy distinta, sobre todo si la analizamos desde el punto de vista de la implemetación en nuestras carreteras de vehículos ecológicos como pueden ser los coches eléctricos o los coches de hidrógeno… y es que, en mi opinión, en esas lides no es que “seamos verdes”, sino más bien que “estamos verdes”, porque muchas otras naciones de la UE, como podrían ser Alemania o Francia tienen modelos de desarrollo sostenible mucho más avanzado en ese terreno, que podrían dejar en evidencia nuestra tan sonada presidencia europea con un puñado de argumentos.

Yo no quiero criticar por criticar, pero creo que si parte de lo que se está destinando a energías renovables en muchas empresas que, al final, no parecen estar produciendo todos los buenos resultados que a priori (con las impresionantes cantidades económicas de las que estamos hablando) deberían ofrecer. Si todo ese dinero se destinase a investigación en áreas de no excesivo desarrollo pero de importancia capital para el futuro, como el motor de hidrógeno, creo que otro gallo muy diferente cantaría. Así que está bien el ruido, pero también queremos nueces.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO