España necesita un cambio

Le llueven las críticas al secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, quien durante un evento en el que se comentaban las diferentes estrategias que el Gobierno de España va a utilizar para conseguir sacar adelante su proyecto de nucleares, o qué deben hacer para ponerle punto y final de forma definitiva, lo que no resulta tarea fácil.

Y digo críticas porque las declaraciones de Gurría no han tenido desperdicio, al hablar de que después de Fukushima se ha producido un rechazo “extralógico e irreflexivo” de la energía nuclear; así, parece tenerlas todas consigo y saber perfectamente no sólo como prejuzgar a toda una sociedad que cada vez opta más por un modelo basado en energías renovables, pasando por alternativas que van desde los coches ecológicos hasta los parques eólicos, insistiendo en desear que la energía nuclear se mantenga, como una necesidad.

En mi opinión, uno debe pensar muy bien sobre el verdadero significado de estas cuestiones, que tienen una gran trascendencia; supongo que para la gente que ha seguido de cerca el evento Fukushima, o que se ha informado un poco sobre las cosas que han sucedido a partir del mismo, se plantea que el futuro pasa por un cambio de modelo energético urgente, ya que no podemos permitirnos un riesgo tan grande. Y es que se dice que nunca va a pasar, que es seguro… pero al final, las cosas acaban pasando. Así que señor Gurría, menos hablar de forma tan impulsiva, extralógica e irreflexiva, y más análisis crítico de la sociedad española.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO