Espionaje basado en hidrógeno

Phantom Eye 300x240La conocida compañía Boeing acaba de anunciar un logro muy interesante, que no sólo supone una muestra más de los frentes en los que el hidrógeno está resultando una opción interesante, sino que además implicará un gran beneficio a esta empresa a partir de un producto altamente ecológico; y es que desde Boeing han destacado que ya es el momento de comenzar a hacer las pruebas pertinentes para poner en el aire el Phantom Eye, un avión de espionaje con tecnología puntera, y que tiene una autonomía sorprendente, de hasta cuatro días de vuelo.

Aunque todavía está en fase de desarrollo, el modelo promete y mucho, ya que puede volar a una altura de 20.000 metros (que lo situaría fácilmente fuera de todas las miradas), y además al tratarse de un modelo de avión no tripulado, facilitará enormemente las misiones que puedan poner en peligro a miembros del ejército, ya que ahora será esta pequeña máquina la encargada de exponerse a los ataques enemigos que pueden producirse en estas misiones.

El Phantom Eye ya ha ido hacia el Centro Dryden de Investigación de Vuelos de la NASA, y podría estar funcionando muy pronto… aunque supongo que si de verdad cumple con éxito su trabajo, seremos muy pocos los que tendremos la oportunidad de ver en marcha esta pequeña nueva maravilla que funciona a través del hidrógeno.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO