Hablando de combustible de futuro

Con todas las noticias sobre economizar y racionalizar (que no racionar) el uso de los recursos disponibles, el hidrógeno ha sido uno de los temas de conversación que los medios de comunicación quieren poner sobre la mesa, como una opción de combustible eficiente y, al mismo tiempo, potencialmente poco costoso.

Me resulta bastante divertido ver cómo, según soplen los vientos de las grandes compañías, hoy se está con el hidrógeno y mañana contra él; desde este blog llevamos años comentando lo mismo, y poco a poco la verdad acaba por salir a la luz por su propio peso: los vehículos ecológicos tienen más y mejor pegada, y el tiempo los está poniendo en el sitio que merecen. Así, mientras las matriculaciones no hacen más que aumentar, aunque sea a un ritmo verdaderamente lento, muchos creen que se trata de una tendencia que seguirá evolucionando favorablemente en los tiempos por llegar, en los que cada vez más compañías se apuntan al pastel de los vehículos ecológicos, con vistas no sólo a hacer negocio, sino también a mostrar una cara más amables a unos clientes comprometidos con el medio ambiente, y también con su economía.

Por todo ello, considero que efectivamente el hidrógeno no es una alternativa de futuro, sino del presente, y que tiene que ser implantada desde ya para ir creando la infraestructura necesaria para que esta tecnología pueda ostentar el sitio que merece en nuestra sociedad.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO