¿Invertir, o no invertir?

fondos-de-inversion1

Como diría Shakespeare, esa es la cuestión. Y es que parece ser que mientras el sector de las energías renovables no han dejado de dar muestras de gozar de una estupenda salud, y apuntando maneras a un espectacular crecimiento en el futuro, todavía hay mucha gente que se muestra reticente al cambio que ya está aquí.

Si bien hoy por hoy los más ecologistas tenemos que “tragarnos nuestras palabras” y aceptar que nuestras energías alternativas no ofrecen, en cierta parte, todo lo que podría desear el consumidor (bueno, bonito y barato), opino que verdaderamente las energías renovables están creciendo a un ritmo que mete miedo, y seguramente en pocos años podremos abastecernos gracias a ellas, ahorrando millones a los españoles, y muchos disgustos al medio ambiente.

Pero como es evidente, sin inversión no hay posibilidad de desarrollo, y es sobre eso lo que quiero hablar: creo que aunque a veces las cosas parezcan ser complicadas, realmente pueden llegar a salir bien si confiámos en ellas. Pongamos por caso el hidrógeno: si bien hoy por hoy todavía le queda mucho camino por delante, creo que nadie puede poner en duda que avanza a pasos agigantados, o al menos eso es lo que nos demuestra la ciencia. Como dijo Martin Luther King, yo creo que la cuestión no radica en ver el final de la escalera, sino en dar el primer paso con fe. Y teniendo en cuenta que la ciencia demuestra y la fe cree, me parece que el hidrógeno tiene todo lo necesario para salir victorioso. ¿O no?

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO