La crisis de los eléctricos

La crisis no perdona, y está pasando factura a todos los sectores, y muy especialmente al del automóvil, que ha venido registrando pérdidas importantísimas durante los últimos años, y que se hacen especialmente graves cuando se trata de vender automóviles eléctricos, una tarea prácticamente imposible en España según revelan los datos.

Así, durante el último mes en diez de nuestras comunidades autónomas no es que se hayan registrado pocas matriculaciones, como viene siendo la tónica habitual, sino que directamente no se registró ninguna. Por tanto, los coches eléctricos parecen haber entrado en barrena en lo que a ventas se refiere, y lo van a tener realmente complicado para remontar tras la desaparición de la inmensa mayoría de ayudas que el Gobierno de España ofrecía, pero que ahora son insostenibles estando las cosas como están. En estas circunstancias, ¿es procedente que el Ejecutivo reactive las ventas a base de fondos, o sería mejor asumir el fracaso, y retirarse a tiempo para evitar que más dinero se vaya por el agujero negro que tradicionalmente han sido este tipo de subvenciones en España? Mientras en el sector se quejan de la falta de apoyos, el Gobierno muestra la tijera una y otra vez, y la polémica está ya servida.

En mi opinión, no es necesario que se logre un cambio a través del dinero, sino que quizá la clave radicase en enfocar las cosas de otra manera, como hace unos días comentaba que hacía en Barcelona, y que es el único modo de intentar ayudar sin un elevado coste.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO