La insostenibilidad de lo sostenible

Echando un vistazo a los presupuestos de España, parece que las previsiones más optimistas han sido un fracaso, y queda por delante un tiempo de más recortes, en los que no va a sobrar ni un céntimo para nada. Ni siquiera podremos invertir en energías renovables, como el Gobierno de España ya ha dejado entrever, y pasaremos a una política en la que sólo las energías rentables saldrán adelante; en otras palabras, asistimos a la insostenibilidad de lo sostenible.

Con la crisis como telón de fondo, será muy fácil vender al respetable la idea de que primero son las personas y el empleo, y luego el respeto por el medio ambiente. Sin embargo, eso tiene una letra pequeña, que queda por aquí como un aviso para navegantes: según las previsiones de la Unión Europea, y por cómo nos cotizamos en el mercado los españoles cuando de energías limpias se trata, el negocio ecológico era y es todavía una de las tablas de salvación para nuestra economía. En otras palabras, limitar las inversiones en energías renovables creará más paro y, sobre todo, nos dejará sin un producto viable que ofrecer a otros países en el mercado de valores.

Porque si el panorama no es nada prometedor, desde luego no va a mejorar mucho si sólo se establece una política de recortes a diestro y siniestro; lo que sería más necesario sería buscar los puntos en los que se está derrochando el dinero público, y destinarlo a causas más razonables y, sobre todo, lícitas.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO