La investigación tendrá que esperar

Parece que el actual Gobierno de España, discretamente y sin hacer demasiado ruido, va recortando de aquí y de allá, en un esfuerzo por sanear las cuentas públicas y congraciarse con los jefes de la Unión Europea. A pesar de que muchos ven los recortes en Educación como algo necesario e incluso lógico, lo que no está tan claro es el impacto que reducir las cantidades destinadas a I+D puede llegar a tener.

Y es que la ciencia, por ejemplo en lo referido a hidrógeno, nos estaba dando muchísimas satisfacciones en los últimos años; hablamos de sistemas que resultan muy positivas para el mercado internacional, y que ahora empiezan a desaparecer debido a las reducciones presupuestarias, que provocan que los científicos no puedan seguir investigando. Ahora, por supuesto, esto no tiene consecuencias a corto plazo, puesto que los proyectos punteros relacionados con el hidrógeno y con origen en España ya se han vendido… el problema vendrá dentro de unos años, cuando nos quedemos sin nada que exportar y acabemos, paradójicamente, a la cola de Europa en muchos apartados.

Porque en mi opinión no sólo se trata de ajustar las cuentas, sino que también vendría muy pero que muy bien promover una gestión más responsable de nuestros recursos potenciales (como los humanos), porque son un producto en el que estábamos a la cabeza hace muy poco, y que no nos podemos permitir dejar pasar de largo tan a la ligera.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO