La orina, combustible del futuro

Sorprendente pero cierto, investigadores de la Universidad de Ohio han anunciado una línea de investigación sorprendente, que me ha dejado con la boca abierta, y que podría dar un uso muy interesante a lo que en nuestro cuerpo resulta no ser más que un desecho.

Al parecer, los átomos de hidrógeno que incorpora son ciertamente sencillo de separar, mucho más que en el caso de los que están directamente en el agua, por lo que la alternativa resulta muy interesante, y podría llegar un día en el que se aplicase, siendo incluso más ecológico el uso de orina para producir energía que mueva los automóviles que el modelo que tenemos en la actualidad, ya que ni siquiera sería necesario utilizar agua, sino que sería suficiente con instalar, como muy bien han señalado en la Universidad “las infraestructuras que permitiesen la adecuada recogida y procesamiento de la orina humana”. Y ello por no hablar de lo que podría aprovecharse también de los animales, aunque es pronto para saber la trascendencia que realmente tendrá esta idea.

La clave es que, poco a poco, las alternativas procedentes del hidrógeno se multiplican, y parece que esta fuente de energía como combustible de los automóviles tiene mucho futuro, ya que aunque se decía que el agua del mundo sería ilimitada, parece que si se nos agota la orina, es que ya no habrá seres humanos que la produzcan, ¿no?

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO