La parálisis de las renovables

La situación de las energías renovables en España no es buena, pero la verdad es que según que lo que el Gobierno ha dejado entrever en los últimos días, no va a ser mucho mejor en el año que está por llegar. Así, en un momento crítico en el que ya no podemos apoyarnos en el negocio inmobiliario para salir adelante, la alternativa que eran las energías verdes parece no ir a ser tan buena como parecía hace pocos años.

Mientras las subvenciones se encuentran prácticamente congeladas y las primas hace tiempo desaparecidas, los inversores se preguntan qué es lo que va a pasar con España, y si queda alguna posibilidad de que el negocio sea rentable para los pequeños emprendedores, o si sólo lo será para las compañías de grandes dimensiones, como Iberdrola Renovables o semejantes. El sector nacional se encuentra en una situación de parálisis, y no parece que el Ejecutivo esté por la labor de ayudar, sino que más bien parece que la presión seguirá aumentando. Eso sí, mientras a unos les recortan miles de millones, a otros se los dan con sólo pedirlo, como es el caso de Bankia. Indignante para unos. Necesario para otros. Hagan sus apuestas.

La verdad es que es una pena ver cómo todo el tejido industrial dedicado a las energías limpias que se había ido generando en España se marcha a otros países, pero no me cabe duda de que lo peor del asunto será ver cómo, con el paso de los años, el modelo energético español se queda completamente obsoleto.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO