La Semana de la Energía Sostenible deja a España en evidencia

Durante el transcurso de la ya terminada Semana de la Energía Sostenible, que organizó la Unión Europea con el fin de que tomásemos conciencia de la importancia de promover un nuevo modelo de sociedad, ha hecho quedar bastante mal en parte a España. Y ha sido, cómo no, por culpa de la gestión que ha hecho del asunto Miguel Sebastián, quien ha sido duramente criticado en diversas ponencias, que coinciden en señalar el “catastrófico marco” que supone el marco legislativo disponible para trabajar en el sector fotovoltaico.

La realidad es que esto, que puede parecer un tanto intrascendente, tiene una importancia capital, ya que es de este tipo de valoraciones de las que se nutre la opinión pública y los inversores, que optarán por pasar de largo ante la oferta de un país que, pese a tener su fama de sol y playa ganada a pulso, no es capaz de sacar partido a la energía que reporta el astro rey, y malgasta los recursos de los ciudadanos en proyectos que, por algún extraño motivo, no acaban de ofrecer rentabilidad ni estabilidad financiera para quienes los emprenden.

Y lo que es más grave: si usted quiere abrir su negocio de energías renovables en España, lo va a tener verdaderamente difícil, porque lo que más va a encontrar serán problemas, problemas y más problemas, que ponen en riesgo la buena salud del tejido industrial que se dedica a las energías renovables en nuestro país y, por extensión, del tejido económico general.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO