La traición de Iberdrola

Indignante. Ese es el único adjetivo que se me ocurre para describir la conducta de Iberdrola, que ha llevado a cabo lo que para mí es una traición absoluta al sector de las energías renovables, al pedir oficialmente al Gobierno de España que detenga las inversiones que se han llevado a cabo hasta la fecha y que, en opinión de los directivos de Ibedrola, no hace más que aumentar el famoso déficit tarifario.

Así son las cosas: Iberdrola solicita la coordinación de numerosas infraestructuras dedicadas a las energías limpias, se convierte en la empresa más importante del sector nacional, aumenta sus ganancias hasta un punto espectacular, convirtiéndose en una de las grandes a nivel internacional… y una vez sus redes están llenas, se acabó el pescar para los demás. Es absolutamente injusto que hagan esto porque, para muchos, Iberdrola ha conseguido fantásticos contratos respaldada por las subvenciones de los tiempos de bonanza, y no podemos admitir que la solución que proponen, ahora que el déficit tarifario amenaza sus márgenes de beneficio, sea la de dar carpetazo a todas las subvenciones que hay actualmente en España para las energías verdes.

El caso me parece especialmente injusto por el hecho de que con un Ejecutivo como el que actualmente tenemos, proponer recortes es un arma extremadamente peligrosa y poderosa; veremos el tiempo que tarda el Gobierno de España en decir algo del tipo “si lo comenta Iberdrola, por algo será”. Lamentable, simplemente lamentable.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO