La UE aprieta, pero no ahoga

Seguidos por las directrices de Merkel, los europeos nos encontramos sumidos en un cúmulo de órdenes con más o menos acierto, que intentan poner remedio a la dramática situación que supone la crisis económica. Pero no todo son malas noticias, ya que de vez en cuando la UE deja lugar a la esperanza, y a esperar que algo positivo salga de Bruselas.

En este caso, el toque de atención al Gobierno ha vuelto a llegar desde esta institución, ya que han dejado claro que España tiene que tomarse más en serio la tarea de los vehículos ecológicos. Y es que si el anterior Ejecutivo mantenía las apariencias con desafortunadas inversiones en subvencionar los coches eléctricos, este todavía nos tiene a la espera, sin saber si finalmente va a promover de alguna forma la integración de los vehículos ecológicos en el parque automovilístico nacional. Esto no ha sentado nada bien en un Gobierno de España cuya principal herramienta de trabajo ha sido la tijera, y que ahora se ve con el agua al cuello, y con serias dificultades para afrontar una decisión semejante. Sin embargo, la UE ha dejado claro que todos debemos hacer un esfuerzo, y que se debe lograr aumentar el número de matriculaciones en España.

Estoy seguro de que con un proyecto solvente, se podría hacer algo para conseguir que los vehículos ecológicos ganasen más presencia; menos recortes, y más financiación, y seguro que las cosas comienzan a funcionar.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO