Las baterías inalámbricas, con más futuro

Parece que los fabricantes de vehículos ecológicos empiezan a entender que hay algo que no les ha salido del todo bien, y que requiere que tomen alguna decisión para mejorar los productos que están ofreciendo. Hablo del apartado de las baterías, que hasta ahora tenía como aspectos más importantes la duración y la velocidad de recarga, que están siendo cuestionados por los usuarios.

¿Qué es lo que necesita, pues, este sector? En lo tocante a los coches de hidrógeno, parece que el futuro pasa más por empezar a desconectar las baterías, o por optar por esas baterías intercambiables en puntos estratégicos. Esto se extenderá también a los coches eléctricos, dado que aunque las grandes marcas hablen de reducir al mínimo los tiempos de recarga, la realidad es que la propuesta que mejor acogida tiene es la de inmediato, y eso sólo se conseguirá reponiendo las baterías usadas por otras nuevas, lo que hace preciso un sistema de baterías recargables que no se desgasten en exceso por el uso. Otra opción sería, simplemente, recargar las baterías sin necesidad de cables, de forma “inalámbrica”, lo que también parece una apuesta atractiva, ya que elimina la molestia para el usuario que supone enchufar el sistema.

En mi opinión, los fabricantes tienen que hacer esfuerzos para conseguir una equivalencia a lo que ofrece el combustible de hidrógeno; y es que me parece bastante complicado abrirse paso en el mercado con las alternativas que hoy por hoy ofrecen, aunque no sea imposible.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO