Las consecuencias de una gestión mediocre

Estos días han estado cargados de noticias interesantes, siendo una semana fuerte en lo que a coches ecológicos se refiere, y me gustaría cerrarla con la clásica reflexión sobre cómo se está promoviendo el uso de los vehículos ecológicos en nuestro país. ¿Vamos por el camino adecuado, o hay que replantarse la situación, asumiendo que vivimos las consecuencias de una gestión mediocre?

Para mí, es un poco una mezcla de ambas; no se puede negar que algunas de las producciones en investigación de vehículos ecológicos siguen teniendo lugar en España, que es un punto de referencia a nivel internacional, y que todavía participa en muchísimos eventos importantes, incluso considerando el hecho de que los recortes han afectado mucho a la producción científica, y no podemos ni pensar en seguir el ritmo a otros países con mucho más presupuesto, como Estados Unidos. Lo de las subvenciones me parece algo no correcto pero sí necesario, en tanto que no podemos aceptar ponernos a derrochar el dinero con vehículos ecológicos mientras familias están siendo expulsadas de sus casas, pero desde luego tampoco podemos desconectar por completo del tema, o nunca alcanzaremos un nuevo parque automovilístico (algo que, por otra parte, desde la UE nos exigen para dentro de no demasiado tiempo).

En un momento tan difícil, creo que hay que seguir intentando promover el uso de coches ecológicos, porque no tenemos más opción que seguir adelante, dado que creo que la causa se merece un esfuerzo más que muchas otras cosas en las que nos lo están pidiendo.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO