Las renovables aprietan las tuercas

erAsí de claro está el asunto en España, sobre todo teniendo en cuenta que el pasado fin de semana se alcanzaron cotas muy importantes de cobertura energética nacional (nada menos que un 50% en varios momentos).

Y es que, tal y como están las cosas, hoy hemos tenido que volver a escuchar en varios medios de comunicación a las principales compañías de distribución energética quejándose nuevamente sobre las importantes subvenciones que ofrece el estado a las compañías que se dedican a trabajar con las energías renovables. Según dichas empresas que se quejan, por culpa de las inversiones estatales en el sector están produciéndose en su parte de la industria pérdidas de nada más y nada menos que un 4%, de las que, aseguran, tardarán entre cuatro y cinco años en recuperarse.

Por su parte, las compañías de energías renovables contraatacan con argumentos muy potentes, como son que, de seguir a este ritmo, muy pronto los ciudadanos verán una importante rebaja en la cantidad a pagar final de sus facturas; según ellos, los graves desfases que se producen entre sus precios y los de las otras compañías, y que les están llevando a hacerse poco a poco con el mercado, se derivan del importante plusvalor que están aplicando las grandes empresas que producen energía que no es renovable, y que son lo que supone un auténtico problema para el ciudadano.

En mi opinión, simplemente lo que sucede aquí es que unos pocos quieren seguir repartiéndose el pastel en una mesa reducida, que se sirve a costa del esfuerzo de los ciudadanos... y, abierto el mercado, es inevitable que algunas grandes compañías empiecen a temblar. Lo siento por ellas, pero creo que se ha hecho justicia. Y más que se hará.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO