Las renovables, contra las cuerdas

Después de el Gobierno de España lanzase a lo largo del último año una serie de campañas de los más impopulares a través del Ministerio de Industria, y ahora que se suponía que las aguas irían volviendo poco a poco a su cauce, un nuevo mazazo pone en pie de guerra a todo el sector de las energías renovables español, en tanto que se ha anunciado que la moratoria por la que se regulan las subvenciones y primas para el sector podrían mantenerse en el dique seco hasta el próximo año, como mínimo.

La respuesta a esto ha sido contundente, siendo muchas las organizaciones que ya han manifestado su descontento con esto, advirtiendo el Ejecutivo de las catastróficas consecuencias que el asunto va a tener no sólo a nivel económico, sino también medioambiental. Así, se podían escuchar mensajes como el que llegaba desde Abengoa: “Estratégicamente, España cometería un error imperdonable si renunciase al camino de las energías renovables, porque nuestra dependencia energética es una de las más altas del mundo y crea un desequilibrio en nuestra balanza comercial de cuarenta mil millones de euros al año”. Así, es obvio que no caminamos por el buen camino, en cuanto el Gobierno y la industria avanzan por senderos diferentes.

Al hilo de esto, lo único que nos queda es esperar a ver las consecuencias que el asunto tiene, para ver si al darse cuenta del error que está cometiéndose el Ejecutivo se decide a cambiar de rumbo, y optar por otra forma de hacer las cosas que, aunque implique menos ajuste, deje respirar un poco más a los inversores.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO