Los Ángeles dice adiós al plástico

La ciudad de Los Ángeles, en el estado de California, acaba de hacer pública una medida muy importante, y que puede significar el primer paso que se da hacia una sociedad diferente en un ámbito muy importante, pero habitualmente infravalorado: el del uso sostenible de los recursos.

De esta manera, el la ciudad norteamericana se ha prohibido que los establecimientos tipo supermercado entreguen bolsas de plástico a los consumidores, debiendo sustituirse éstas por cualquier otra alternativa o, directamente, no dar ninguna, esperando que sean los propios clientes los que las traigan de casa. Esta medida, tan importante desde el punto de vista medioambiental, viene motivada por el hecho de que la utilización desmedida de bolsas de plástico supone un verdadero problema en Estados Unidos, donde se generan ingentes cantidades de basura difícilmente degradables. Para combatir esa situación, el Ejecutivo local ha pensado que podría apostarse por un pequeño paso que implique a todo el mundo, y esa ha sido la razón principal que les ha llevado a suprimir las clásicas bolsas de la compra, algo que en España también se está intentando llevar a cabo, pero de forma menos agresiva.

En los últimos tiempos, y a pesar de tener una industria muy contaminante, los estadounidenses han demostrado que quieren mejorar la situación, con propuestas como estas e importantísimos avances en otros campos, como el de las energías renovables y los vehículos ecológicos, cuyo desarrollo están mimando con particular atención a los de hidrógeno.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO