Los coches de hidrógeno se lanzan a lo urbanita

Los coches de hidrógeno, que tradicionalmente habían venido marcando una tendencia que se basaba en la mayor autonomía que sus principales competidores, los eléctricos, cada vez se están abriendo más a un nuevo tipo de mercado, en el que pueden tener muchas posibilidades de triunfar, si cabe, aún más: el urbano.

Y es que si el problema hasta la fecha lo suponía el altísimo coste que tiene el utilizar automóviles de hidrógeno en largas distancias, ya que cargarlos fuera de casa era un auténtico quebradero de cabeza, las compañías principales de desarrollo de automóviles de hidrógeno están empezando a diseñar vehículos de menor autonomía, cuyo precio se reduce drásticamente gracias a que combinan su tecnología con la de los coches eléctricos, haciendo viable las recargas en el propio domicilio, y facilitando así al usuario poder utilizar un modelo de cero emisiones para desplazamientos cortos (algo que hasta el momento no era tan viable). De esta manera, es posible que en los próximos años veamos cómo los coches de hidrógeno evolucionan, reduciendo su tamaño y su autonomía, pero también bajando sus precios, lo que los haría ser una competencia más seria hacia el modelo de automóvil basado en combustibles fósiles.

Obviamente, es todavía un poco pronto para decir que el cambio se va a producir, pero lo que está claro es que los coches de hidrógeno necesitan diversificar sus posibilidades, para así garantizar que llegan a un público mayor, ya que de momento el precio está siendo uno de los principales impedimentos para integrar este tipo de vehículos en la sociedad.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO