Los grandes fabricantes dan la espalda a los eléctricos

Pila¿Previsible o sorprendente? La verdad es que se queda uno con la duda al ver la evolución de los acontecimientos en este mes de febrero con respecto al hidrógeno. Y es que cada vez son más las grandes compañías que anuncian que de cara al futuro su apuesta más fuerte en el mercado de los vehículos ecológicos será la del hidrógeno.

Mientras hace dos o tres años la tendencia era la de llenarse la boca con grandes palabras sobre movilidad sostenible y coches eléctricos, como si ello fuese un binomio infalible, los relativamente escasos resultados que esta tecnología está teniendo en algunos países, sumada al creciente interés de los principales inversores de las marcas en los coches de hidrógeno, ha desembocado en una auténtica guerra de marcas, que luchan por conseguir que su nombre sea el que más suene cuando de hidrógeno se trata. No en vano Mercedes-Benz, Toyota, Hyundai, Audi y otras muchas ya han resaltado cuáles son los modelos que proponen para el futuro y, pese a quien le pese, gran parte de ellos no son otra cosa que coches de hidrógeno, o que integrarán el sistema de baterías de célula de hidrógeno en sus automóviles.

En mi opinión, se trata tan sólo de un cambio de tendencia y, a pesar de lo que muchos auguran, en el mercado hay espacio suficiente tanto para los coches eléctricos como para los de hidrógeno. El tiempo pondrá a cada una de estas opciones en el lugar que le corresponde, pero ambas tendrán su espacio, eso sin duda.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO