Los municipios españoles apuestan por la sostenibilidad

Hasta un 69% de los municipios españoles están intentando cambiar de perspectiva con respecto a sus gastos y, sobre todo, para conseguir una mayor sostenibilidad en su gestión. De esta forma, muchos de ellos buscan alternativas más razonables a lo conocido en cuanto a producción energética, o aplican medidas de austeridad que sirven, al mismo tiempo, para ahorrar electricidad y daño al medio ambiente.

No sólo hablamos de la masiva instalación de paneles fotovoltaicos que muchos municipios españoles están llevando a cabo, y que tienen un impacto más a corto plazo; los hay que optan por integrar vehículos ecológicos entre sus flotas de transportes privadas, optando por opciones híbridas en cuanto a otros útiles de trabajo, como maquinaria y similares. Esto se debe no sólo a una necesidad imperiosa de ajuste de las cuentas, sino también directamente a las directrices que, a través del Gobierno da la UE, y que pasa por convertir a España en un país que alcance el famoso objetivo de 20% de energías renovables en el año 2020. Lo complejo del asunto es que, con el grifo de las subvenciones cortado, los  municipios tienen que hacer auténticos malabares para conseguir esto, pero todo vale si se trata de proteger el medio ambiente y el bolsillo del ciudadano (eso sí, a largo plazo).

Quizá también sería una buena alternativa considerar establecer una red más seria de hidrolineras y electrolineras, para fomentar el uso de automóviles sostenibles no sólo a nivel municipal, sino también personal.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO