Malas noticias desde Durban

Ayer hablaba del inicio de la importantísima Cumbre de Durban, y pese a que las jornadas serán largas y quedan muchos días por delante, lo cierto es que el comienzo de las reuniones no podría ser más descorazonador. Lo digo porque el primer día ha dejado bastante claro cuál va a ser la línea a seguir por más de un Gobierno: impulsar, y mucho, el modelo energético más barato, la energía nuclear.

Mientras algunos países han resaltado la necesidad de apostar por líneas de desarrollo que comprometan menos no sólo el medio ambiente, sino también la seguridad humana, en las votaciones se verá qué lado ha pesado más, pero parece que la mayor parte de los dirigentes participantes van a apoyar la modalidad de “más nucleares con menor riesgo”, para así controlar la constante subida de precios de la electricidad. La impresión que me causa a mí el asunto no es otra que, pasados los meses necesarios para echar algo de tierra sobre el desastre nuclear de Fukushima, ahora todo se vuelve a ver más de color de rosa de lo que realmente es; y es que apostar por las energías renovables fue un absoluto acierto, que ahora se está cuestionando por una mera cuestión económica.

Veremos cómo progresan las negociaciones y los pactos en los próximos días… pero con este panorama, creo que debemos empezar a temer lo que pueda suceder cuando se aborde el tema de los coches ecológicos, otro de los grandes recursos para combatir las emisiones de CO2.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO