Modelos de desarrollo del hidrógeno

Lograr que en un país como España, donde los coches ecológicos todavía no gozan de gran aceptación, apueste fuerte por el desarrollo de los coches de hidrógeno, no es nada sencillo. Sin embargo,  al igual que hemos imitado (con mejores y peores resultados) lo que se hace en materia de energías renovables y sostenibilidad en otros países del mundo, tal vez debiéramos hacer lo propio con algunas ideas relacionadas con el hidrógeno.

Para empezar, opino que es fundamental devolver las potentes subvenciones a los centros especializados en investigación del hidrógeno, buque insignia de las patentes en la materia para España, y de los que dependemos por completo si queremos no quedarnos descolgados en materia de investigación en un futuro no demasiado lejano. Por otra parte, intentar subvencionar parcialmente la compra de coches de hidrógeno, así como procurar dotar al país de las infraestructuras necesarias para su desarrollo, son dos elementos fundamentales que últimamente no tienen presencia en los presupuestos públicos, y que a largo plazo nos dejan fuera de juego en el desarrollo, con consecuencias fatales para la economía a largo plazo.

Y es que no se trata de lograr que el hidrógeno esté presente por el hecho de hacerlo, sino de darse cuenta que los países más avanzados tecnológicamente suelen ser, al mismo tiempo, en los que la economía ha mejorado más incluso en un contexto de crisis económica; mientras tanto, recortando y recortando, sólo conseguimos retroceder en un camino que tarde o temprano recorreremos.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO