Navarra, el ejemplo nacional

Desde hace tres años, aunque muchos no lo sepan, hay una zona de nuestro país que cubre el objetivo nada fácil de producir un total de energía renovable suficiente para cubrir el 20% de la demanda de la población de una comunidad autónoma. Sí, hablamos de Navarra, cuya ejemplar gestión de las energías limpias debería ser un referente para toda España.

Así, la consejera para el Desarrollo Rural, Industria, Empleo y Medio Ambiente del Gobierno foral, Lourdes Goicoechea, ha incidido en cuáles han sido las claves del éxito de sus iniciativas, y lo ha hecho con datos en la mano: la venta de la electricidad generada mediante fuentes renovables y cogeneración supuso 468 millones de euros (2,4% del PIB regional), lo que implica unas cantidades importantísimas para una comunidad autónoma, que obtiene de esta forma una gran rentabilidad de sus inversiones de hace unos años. La clave del asunto es el hecho de que en Navarra, dicho dinero obtenido no se destina a reducir las tarifas de los ciudadanos, sino que por el momento sigue destinándose a subvencionar más y más proyectos basados en energías limpias, que finalmente podrán cubrir gran parte de la demanda energética de Navarra.

Si todas las comunidades de nuestro país estuviesen a un nivel semejante, ocho años antes de 2020 podríamos estar ya en la élite de la UE en lo que a producción energética sostenible se refiere; lástima que, como siempre, no todos los políticos comunitarios estén por la labor de conseguir este logro clave para el correcto desarrollo de un modelo energético óptimo para España.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO