Nuevos presupuestos, nuevos recortes

El Gobierno de España no deja de anunciar a bombo y platillo que las medidas que ha necesitado tomar para conseguir ajustarse a los presupuestos demandados desde la UE son necesarias, y que devolverán la solvencia a nuestro país ante los grandes del viejo continente (Alemania y Francia, claro).

Para conseguirlo vamos a tener que renunciar a muchísimas cosas; no hablamos de esos nuevos impuestos tan gravosos que se ciernen sobre el futuro de los españoles, sino más bien a otras cuestiones menos claras pero más dañinas: recortes en el gasto en medio ambiente, amén de la desaparición del panorama de cualquier proyecto relacionado con el desarrollo sostenible, que será algo impropio de España en los próximos años. Apretarse el cinturón a toda costa, y asumir las consecuencias de lo mismo: de momento, los recortes han afectado a cosas como la desaparición del Parque Natural de Fragas do Eume, en Galicia, cuyos efectivos para la lucha contra incendios eran, a todas luces, insuficientes. Menos zonas verdes, menos preocupación por el medio ambiente y, por lo tanto, menos calidad de vida para todos. ¿Qué podemos esperar de los vehículos ecológicos? Pues, con suerte, que caiga alguna subvención, pero yo tampoco confiaría en ello.

¿Podemos permitirnos seguir en la línea del “todo vale por ahorrar”? O, mejor planteada la pregunta, ¿queremos seguir en esa dirección? Yo creo que la mayor parte de los españoles no.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO