Problemas con el bioetanol

biodieselLa noticia que desata la polémica llega de la mano de Álvaro Mazarrasa, portavoz de la AOP (Asociación Española de Operadores Petrolíferos), quien advierte de que muy pronto el consumidor verá incrementado el precio por litro de carburante en nada menos que 4,5 céntimos de euro por litro a consecuencia de “las ineficacias que se producirán en el sistema logístico con la introducción del bioetanol”. Como fácilmente puede imaginarse, esto puede tener graves conscuencias para nuestro país, que ya de por sí se está viendo terriblemente afectado por una fuerte crisis económica.

Y yo, desde aquí, quiero lanzar una pequeña reflexión, que tal vez ayude a ver de forma diferente todo este problema: ¿deseamos realmente cambiar a los combustibles tipo biodiésel? A mí me parece que todo esto forma parte de una gran pantomima de unos pocos que, al final, acabará por lograr desviar la atención del ciudadano de lo realmente importante. Y me explico.

Hoy por hoy, como ya he publicado en anteriores entradas de este blog, existen alternativas viables a los combustibles fósiles, tan sencillas como utilizar el hidrógeno, o tan simples como un coche eléctrico o que funcione con agua. Esas tecnologías están ahí fuera, en el mercado, desarrollándose poco a poco, pero siendo claramente una alternativa viable. Sin embargo, nos venden los combustibles “verdes” de una forma en que creemos que realmente son una alternativa de futuro, cuando realmente están muy lejos de serlo.

En el mundo existen sociedades que basan su porvenir, ya de por sí complejo, en alimentos tan básicos como el maíz. Con la producción masiva de nuevos combustibles, muchos países productores están prefiriendo vender su materia prima a las industrias de combustibles “verdes”, y lo único que logran es un desfase en el mercado de valores, que revierte sobre dichas pequeñas sociedades, que ven como el precio de sus productos básicos no deja de aumentar.

Por otra parte, siguien siendo contaminantes (aunque menos que los actuales), y tienen un impacto realmente nocivo para el medio ambiente. Por ello, considero que un gobierno que propone como alternativa los combustibles como el biodiésel, es un gobierno poco informado. No pretendo aquí hacer política, simplemente digo que si las leyes e inversiones dirigidas a dichas compañías se destinasen a las que buscan un desarrollo sostenible de verdad, otro mundo muy diferente viviríamos, y seguro que no veríamos sufrir a nuestros bolsillos por culpa de la incompetencia de unos pocos.

Al menos, señores, no nos vendan la moto, porque no nos creemos sus propuestas de futuro. Sólo es renovable y sostenible lo que puede, como su propio nombre indica, sostenerse por sí mismo y ser una fuente de energía ilimitada. ¿O no?

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO