Problemas con el Plan Nacional de Energías Renovables

No ha pasado apenas tiempo desde que se hizo oficial el Plan Nacional de Energías Renovables, y sin embargo ya van apareciendo las primeras señales de malestar en el sector, motivadas por la deficiente gestión que, según parece, se está llevando a cabo desde las altas esferas, mientras esperamos el famoso “traspaso de poderes”. Y es que últimamente en España parece que siempre tenemos excusa para mantener nuestras infraestructuras de energías limpias en la inopia.

La situación es bastante grave, especialmente si consideramos el hecho de que hay un enorme excedente de energía que necesita ser canalizada, y que todavía nadie sabe cómo se va a pagar a los productores de seguir acumulándose sin rentabilidad; hablo, por ejemplo, de la energía eólica, un sector cuya tasa de productividad no ha dejado de aumentar (y más que lo hará conforme nos adentremos en el invierno), y que tiene grandes posibilidades si se trabaja en él con inteligencia. El excedente energético, como es obvio, podría servir para reducir el precio de la tarifa de la electricidad, pero además de esto se está valorando la opción de abrir las puertas al mercado exterior, facilitando que España exporte a precios muy razonables electricidad, consiguiendo despertar el interés de otras naciones en el sector de las energías renovables nacional.

Todo vale, supongo, cuando se trata de que las energías limpias ganen terreno… sin embargo, que el Plan Nacional de Energías Renovables es algo que necesita un ajuste urgente es algo que no se le escapa a nadie, si queremos aspirar a recuperar la bonanza económica en algún frente.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO