Productos ecológicos y otras farsas

Hoy he leído un artículo muy interesante que lanza un mensaje muy claro para todos los consumidores que nos movemos dentro del marco de la UE, y que viene a confirmar las sospechas que más de uno ya teníamos, pero que hasta ahora no tenían detrás ningún estudio que las contrastase: se nos venden como ecológicas cosas que no lo son.

Bajo el denominado “greenwashing” (lavado verde, en inglés), parece que algunos pretenden obtener un beneficio personal inaceptable, sobre todo para sus empresas, y que afecta seriamente a la población, ya que la confunde y deja desprotegida por falta de información para contrastar. Me refiero no sólo a coches falsamente ecológicos, sino a todo tipo de electrodomésticos que, anteponiendo el “eco” a su nombre, sólo pretenden vendernos algo que produce tantos daños al medio ambiente como lo hacía su anterior modelo, o mucho más de lo que podría parecer. “¿Me compro esta lavadora o esta otra?”, “compra esa, que integra un sistema de ecowashing“. Y así uno se siente tan ecologista como el fundador de Greenpeace, aunque en realidad le está haciendo un flaco favor al medio ambiente.

Por ello, es bueno que la gente esté al tanto de este hecho, puesto que hasta un 80% de los alimentos que consumimos tienen este problema, y un sinfín de aparatos tecnológicos también. Basta con saber que, para el caso, la mayor parte de empresas que produce género ecológico tiene, en realidad, poco o nada de fama y menos publicidad. Así que cuidado con las compras fraudulentas.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO