Quejas de los usuarios

motor-hidrogenoHoy me estaba preguntando qué es lo que provoca que la gente tenga cierto reparo a la hora de hacerse con un vehículo de hidrógeno, o cuál es la posición que la sociedad toma con respecto al tema: miedos, pensamientos, ideas… fue así como comencé a navegar por foros, en busca de información, y la verdad es que me quedé bastante sorprendido.

Resulta que, al parecer, los asuntos que más preocupan (por lo que yo he podido ver, claro) cuando se habla de coches de hidrógeno son:

1. El precio, que muchas veces no está al alcance de los bolsillos de la mayoría.

2. Las posibilidades reales del coche, teniendo en cuenta que en España no hay prácticamente estaciones de repostaje de hidrógeno, por lo que las personas que pudieran desear un coche con este sistema, tendrían que buscarse la vida para poder mover su coche.

3. El peligro del hidrógeno en caso de accidente, ya que supuestamente las explosiones derivadas podrían ser brutales.

En ese orden de importancia, a mi se me ocurren tres respuestas viables a los problemas, que serían las siguientes:

1. Para reducir los precios, y siguiendo por ejemplo el modelo que ayer comentaba de Irlanda, el Gobierno podría apoyar con subvenciones a los usuarios que quieran hacerse con vehículos de hidrógeno, lo que promovería que estos coches, los realmente ecológicos, pudieran ponerse en el mercado.

2. Fomentar el número de ventas de coches, por supuesto, es fomentar las estaciones de repostaje de hidrógeno; un empujón inicial, y estoy seguro de que las estaciones comenzarán a aparecer rápidamente, movidas por el interés en la ecología y, como es obvio, el dinero.

3. Informar más y mejor a la gente de lo que realmente hay, porque creo que alguno anda muy perdido cuando se trata de hablar del hidrógeno.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO