Recortes a las renovables, pero no al hidrógeno

Las energías renovables están siendo uno de los frentes más atacados en estos tiempos de crisis, en los que todo recorte es poco, y en los que hay que ajustar el gasto público hasta el mínimo posible, a fin de que sea posible mantener a flote todo lo emprendido en los últimos años.

Al hilo de esto, me parece que existe un ejemplo digno de mención, como lo es Estados Unidos; afectado como todos los demás por la crisis económica, los estadounidenses han decidido cortar un poco el grifo no a los proyectos basados en energías renovables que ya están en marcha, sino a los que a partir de ahora podrían haberse emprendido pero que, por cuestiones económicas, han de quedarse en reserva por el momento, a la espera de la llegada de tiempos mejores. Sin embargo, y a pesar de haber tomado esta medida dura y necesaria al mismo tiempo, se ha optado por no reducir las subvenciones que hoy por hoy siguen existiendo para los vehículos ecológicos, especialmente para los de hidrógeno, que gozan de una fantástica pujanza dentro de la nación.

Considero que así es como se deben hacer las cosas cuando se trata de recortar: reducir los nuevos proyectos que, aunque necesarios, pueden esperar, y mantener los ya lanzados para dar un respiro a los emprendedores, que son los que han de levantar el país. Y si ello puede ser apoyando más que nunca los coches de hidrógeno, pues mejor que mejor, ya que no en vano se dice que a partir del año 2015  comenzará de verdad un fantástico tiempo para ellos.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO