Renovables como arma política

Ahora que el Gobierno de España se ha decidido a dejar de subvencionar definitivamente las energías renovables que no sean rentables por sí mismas, comienza a verse algo que debe ser considerado preocupante por todos, especialmente si lo pensamos de cara al contexto español: las energías limpias se están convirtiendo, poco a poco, en un arma política.

Con las elecciones de Andalucía a la vuelta de la esquina, no falta quien desde el PSOE ya se afana en prometer que las renovables son un negocio rentable, y que se apostará con ellas con el partido en el Ejecutivo; mientras tanto, desde el otro “bando” se hace hincapié en el hecho de que este tipo de energía supuestamente no es sostenible por sí mismo, por lo que carece de sentido pretender seguir financiándolo indefinidamente, dado que sólo sirve para vaciar las arcas del erario público. De esta forma, y al igual que ya sucedió en el pasado con otras cuestiones como el idioma o la independencia, las energías renovables también se dividirán por partidarios.

La verdad es que me parece realmente mal que hayamos llegado a este punto, dado que si el modelo energético nacional se convierte en un motivo de disputa, lo que conseguiremos finalmente es que las energías renovables pasen a ser cuestionadas, cuando lo más importante es que, pese a la crisis, se haga el esfuerzo por financiar un modelo cuyo principal objetivo es y ha sido siempre el respeto por el medio ambiente.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO